PROYECTO     ·     DOCUMENTO     ·     PRESENTACIÓN     ·     TEXTOS     ·     TARGET CCTV













ZTC (Zona Temporalmente Controlada)


El proyecto ZTC se materializó en los siguientes cinco elementos:


1.- INSTALACIÓN EN LA ZONA "C"

La intervención en la Zona "C" consistió en un montaje en el que se colocaron dos cámaras de videovigilancia grabando el interior de la sala y retransmitiendo la señal en directo vía internet durante los 4 meses de duración de la exposición (Noviembre 2013 - Febrero 2014).


Diseño y componentes de la instalación en la Zona "C"

Esta instalación supuso la aparición de un entorno videovigilado que intentaba reproducir las condiciones generadas en el espacio público, pero en el que se introdujeron ciertas modificaciones, como que los límites del área controlada por las cámaras fueran plenamente visibles, para que el visitante decidiera si quería habitar esta zona y pudiera enfrentarse de manera consciente a la grabación, teniendo la posibilidad de elegir, tanto ser o no grabado, como ver o no lo que se grababa. De esta forma, las cámaras se presentaban desafiantes en primera instancia para luego facilitar su uso consentido, poniendo en valor la decisión del visitante de ser observado como analogía con el mundo exhibicionista de las redes sociales y el presente continuo de los reality shows.


Fotografías de la instalación en la Zona "C"  ·  Ver en Flickr

La instalación se completó con la colocación de cuatro elementos en las paredes de la sala de forma que los visitantes tuvieran que elegir el modo de acceder a ellos en relación a las áreas controladas: un panel con las "condiciones de uso" de la sala, otro con la información básica del proyecto, un mapa de gran formato en el que se cartografiaron las áreas videovigiladas del centro histórico de la ciudad, y un soporte para recoger el documento resumen de ZTC.


Web del proyecto durante el funcionamiento de la instalación (emisión en directo de las imágenes de la sala)

Las condiciones de uso de la sala, expuestas en la entrada, eran muy sencillas:
1.- Las zonas en las que se capta la imágen están indicadas con una banda roja y blanca, el resto son espacios seguros. Si no quiere ser grabado, no entre en las zonas señalizadas.
2.- Las cámaras emiten 24 horas en tiempo real y se puede acceder a las imágenes a través de la web ztc.ergosfera.org.
3.- Además de la programación habitual de la Zona "C" (conciertos, teatro, etc.), cualquier otra propuesta de actividad que haga uso de la nueva condición "retransmitida" de la sala será bienvenida.
4.- La documentación producida para el proyecto está a disposición del público y puede llevarse libremente.


Imágenes de las cámaras instaladas en la Zona "C"

La instalación tenía dos objetivos: por una parte, funcionar como marco experiencial en el que exhibir el resultado de una micro-investigación crítica sobre la videovigilancia; y por otra, ser un medio para insinuar las posibilidades de los circuitos cerrados de televisión como herramienta productiva, siempre y cuando consigamos reapropiarnos de sus cualidades comunicativas y de su capacidad de creación de escenarios urbanos transmediáticos.

ZTC
Fotografías de la instalación en la Zona "C"  ·  Ver en Flickr


2.- CARTOGRAFÍA DE LA VIDEOVIGILANCIA EN EL CENTRO HISTÓRICO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

Plano del centro histórico de Santiago en el que se representó el estado de la videovigilancia en octubre de 2013, señalando la posición y propiedad de las cámaras, así como las áreas públicas videovigiladas, de forma que se pudieran visualizar perfectamente las posibles rutas "seguras" por la ciudad. A partir del trabajo de campo se detectaron 74 cámaras grabando directamente el espacio público (48 pertenecientes a instituciones públicas y 26 privadas), además de otras 180 cámaras situadas en espacios interiores, mayoritariamente privados, pero cuyo enfoque permite la captura de imágenes del espacio público.

Una reproducción en gran formato de esta cartografía estuvo expuesta en la Zona "C" durante los meses que duró la instalación, pero también se distribuyó entre los visitantes, que se la podían llevar en un tamaño manejable como herramienta de ayuda a la hora de representar su papel de ciudadanos.


3.- GUÍA DE MÉTODOS DE INHABILITACIÓN DE SISTEMAS DE VIDEOVIGILANCIA

Documento gráfico compuesto a partir de la recopilación de inteligencias colectivas compartidas a través de internet sobre formas de inutilizar cámaras de videovigilancia en espacios urbanos. La guía se complementó con el blog TARGET CCTV, en el que se puede acceder a los enlaces a la información original y a otras manifestaciones de la cultura contemporánea alrededor de la inhabilitación de sistemas de videovigilancia.

Este documento fue elaborado tomando como base la "Guía para la destrucción de circuitos cerrados de televisión (CCTV)" realizada por el colectivo norteamericano RTMark, actualizada por última vez en 2001, y reeditada por Fundación Rodríguez y Zemos98 como parte del libro Panel de control. Interruptores críticos para una sociedad vigilada (2007).

La guía de métodos de inhabilitación de sistemas de videovigilancia no pudo ser exhibida en la Zona "C", ya que los responsables de su gestión entendieron que no era un material apropiado para una institución cultural municipal.


4.- NUEVOS ELEMENTOS PARA EL DEBATE

Aportaciones al debate sobre la videovigilancia por parte de tres personas relacionadas con el tema (José Ángel Brandariz, Man_Hauser y Renato Núñez) que, a través de una mesa de debate programada para el día de la inauguración y tres pequeños textos, compartieron sus ideas desde disciplinas y situaciones vitales diferentes, aunque con una clara visión crítica y/o propositiva sobre el fenómeno.


5.- DOCUMENTO REPARTIDO

Estos tres últimos elementos (el plano de la videovigilancia, la guía de métodos de inhabilitación de cámaras y las tres aportaciones al debate) fueron editados en un documento en papel que los visitantes se podían llevar, y que representa un intento posicionado-aunque-aún-muy-inocente de construcción de una cartografía como hipotética herramienta de acción. Una mínima aportación en el camino exploratorio de muchas otras tentativas de formalizar el recurrente concepto de mapa de Deleuze y Guattari -aquel en el que hacer mapa es una cuestión de ejecución, más acción que representación- que tantas pequeñas decepciones nos ha traído en los últimos años, pero que seguimos reconociendo como una de las herramientas, aún no sabemos si sólo conceptualmente, más ilusionantes para pensar la post-burbuja inmobiliaria.





Créditos     ·     Medios